Archivos mensuales: Enero 2015

Cómo elegir fotógrafo para vuestra boda (parte 2)

Hoy os presentamos el segundo capítulo de nuestra pequeña guía de consejos para encontrar el fotógrafo de boda perfecto. Si aquí os hablábamos de la importancia de contar con un profesional para un día tan especial como ése, hoy vamos a hablaros de los diferentes estilos de fotografía de bodas.

Lo cierto es que hoy en día hay muchos fotógrafos profesionales para elegir. Incluso muchos también (aunque menos) de los que llamamos los buenos. Pero aquí es cuando entra el estilo de cada uno. Eres tú quien ha de decidir cuál es el que quieres para tu reportaje, pues dependiendo del que elijas, el resultado puede ser muy diferente. Para la mayoría de las parejas, las fotografías sólo se dividen en “buenas” y “malas”. Y para muchos incluso esta división es complicada de hacer. Es normal, a pesar de la creciente afición por la fotografía, no todo el mundo tiene formación técnica suficiente para discernir sutiles diferencias dentro de esta rama del arte. Vamos a intentar daros unas pistas, aunque sea a grosso modo.

Al margen de otros aspectos, a nivel artístico hay varias maneras de entender la fotografía de bodas:

1 Clásica/tradicional.  

_MG_8540

El fotógrafo tiene una participación activa ya que ha de controlar todos los momentos importantes de la boda. Buscará los posados clásicos tanto de los novios solos como con los familiares o con la tarta. Suelen llevar ayudantes y una lista de tomas a realizar (en su cabeza) que no varía de una boda a otra.

2 Documental/foto -periodística.  

Boda Matías e Irina 107

Aquí el fotógrafo no interviene en los acontecimientos, no paraliza la acción para conseguir la toma buena. Es un observador y un narrador con imágenes de lo que allí sucede. Es como un reportero que cuenta la realidad a través de su cámara. La única  colaboración de tus familiares y amigos que necesitará será simplemente para no bloquear su trabajo, pues es cierto que cada vez hay más cámaras y teléfonos alrededor de los novios en las bodas de hoy en día.

3 Fashion 

Olalla y Javier postboda 031

Se inspira en los reportajes de moda, por lo tanto buscará los posados de los novios pero no del modo clásico sino más moderno y estudiado. Aquí suelen cobrar mucha importancia los escenarios, que se convierten en el complemento perfecto para crear imágenes muy atractivas visualmente.

A menudo se emplean sofisticados sistemas de iluminación con ayuda de asistentes como en una auténtica producción de moda.

4 Artística.

BODA ANNA Y ALEX 287-59

Es sólo una forma de llamarla pues el arte puede estar presente en cualquiera de los estilos mencionados. Se refiere a un tipo de fotografía muy personal, de autor, en la que prima la visión particular del fotógrafo. Éste contará tu boda a través de su mirada con imágenes y procesados muy particulares que a menudo o te gustarán mucho o no te gustarán nada. Por ejemplo, hay fotógrafos que hacen todas (pero todas) las fotos de boda en blanco y negro. Otros usan filtros de colores intensos, etc…

Ninguno de estos estilos es “el correcto”, ni tampoco lo contrario. De hecho muchas veces el fotógrafo práctica varios de ellos o los combina dentro de la misma boda. Seréis vosotros quienes tendréis que decidir cuál os gusta y os encaja mejor. Quizá no seas muy aficionad@  a la fotografía y todo esto te parezca complicado, pero intenta informarte. Fórmate un criterio propio. Visita blogs de bodas y descubre lo que se está haciendo ahora, las nuevas tendencias (porque en esto de los estilos fotográficos también hay modas). Algunas te gustarán y otras no tanto. Ver a unos novios con las cabezas cortadas por la parte superior de la imagen, para algunos puede ser un recurso creativo muy atractivo y para otros no tener el más mínimo sentido. Esto es algo muy personal y lo que cuenta es vuestro propio gusto.

Cuando vayáis a ver a un fotógrafo pedidle que os enseñe una boda completa, no sólo una selección de sus mejores fotos. De este modo, además de haceros una idea de su estilo de trabajo, veréis la consistencia de su calidad a lo largo de todo un reportaje. Una sola foto buena la puede hacer hasta tu cuñado. 😉

Un truco que os podemos dar para tod@s aquell@s que no os sintáis capaces de diferenciar estilos fotográficos o simplemente queráis haceros una idea rápida de cómo trabaja un fotógrafo antes de ir a verle, sería el siguiente. Es algo muy sencillo que podéis hacer aprovechando los directorios de internet. Quizá ya los conozcáis. Hay varios: Bodas.net, Zankyou y otros.

Se trata simplemente de mirar sus recomendaciones, es decir, las opiniones que otras novias han dejado sobre él. Pero ¡ojo! no las leas al pie de la letra. Está claro que todas las opiniones que aparecen ahí van a ser favorables, así que tienes que descartar todo lo que sea del tipo: “era muy majo”, “muy amable” o “muy profesional”. Lo que te interesa es lo demás: ¿Es de los que hacen posar? ¿asesora a los novios para que todo salga mejor? ¿Deja elegir las fotos del álbum? ¿Se adapta a las circunstancias personales de la pareja? ¿Fue amable con los invitados? ¿Cumple los plazos de entrega que promete?

Todas estas cosas os pueden ayudar mucho porque están escritas por parejas que ya han vivido ese día y han tenido a su lado a ese fotógrafo trabajando. De todos modos la mejor forma de conocer a un fotógrafo y lo que nosotros recomendaremos siempre es ir a verlo en persona. Requiere un poco más de tiempo, pero es lo ideal. Os lo garantizamos.

Para quienes lo importante es la ceremonia.

Si hace unos días os mostrábamos en esta entrada una boda de principio a fin, desde la pre-boda hasta la post-boda, hoy queremos enseñaros lo que puede dar de sí tan sólo una ceremonia.

Para muchas parejas, el verdadero sentido de una boda está aquí, en el rito (sea cual sea éste) que marca el momento del “sí quiero”, cuando los novios declaran su compromiso mutuo ante sus seres más queridos. Para ellas, éste es el verdadero motivo por el que invitaron a todas esas personas a estar allí con ellos, quizá viajando desde lugares muy lejanos. Para estas parejas, lo que viene después, el banquete y el baile, no deja de ser más que la celebración posterior de lo verdaderamente importante. Y quizá la mejor prueba de esa importancia son las lágrimas que se les escapan a los invitados más sensibles, que siempre es en esos momentos.

Pensando en estos novios, en CreativaLente tenemos un servicio breve en el que la protagonista es la ceremonia. No nos quedamos ni al banquete ni al baile pero, a cambio, es más económico que los reportajes normales.

Las fotos que podéis ver en este montaje con música fueron hechas en apenas hora y media. Eso sí, fue una boda preciosa de otoño, en la finca Heretat Sabartes en Banyeres del Penedés (Tarragona), con las hojas de las hiedras ya teñidas de rojo y una luz difusa en el cielo que creaba un ambiente de lo más romántico. Pero el verdadero mérito es de Irina y Matías, unos novios muy emocionados que no podían ocultar lo mucho que se quieren. Cuando se miraban a los ojos, el mundo dejaba de existir para ellos. Y por supuesto, como se puede apreciar en las fotos, nosotros pasamos desapercibidos para ellos totalmente. El resultado fue una de las bodas más tiernas que hemos tenido este año.

Lo que demuestra que se puede contar una bella historia de amor en apenas unos minutos. Esperamos que os guste.

Cómo elegir fotógrafo para tu boda (parte 1)

Organizar una boda puede ser la tarea más emocionante del mundo… o la más estresante. Depende mucho de cómo seas tú, por supuesto, de cómo sea tu boda y de la ayuda con la que cuentes. Y no nos referimos sólo a la ayuda de tu pareja, sino a la de los profesionales de este mundillo que hayas contratado. Al fin y al cabo, la mayoría de los que se casan se meten esto sin tener ninguna experiencia previa. Por eso nosotros queremos echarte una mano con estos post con consejos para elegir fotógrafo, uno de los factores clave en la organización de una boda ya que, no lo olvidemos, él es quien se encarga de reflejar todo lo que sucede ese día.

Y no, no vamos a decirte que nos elijas a nosotros por fuerza je je. Ya lo verás.

A lo largo de los siguientes artículos vamos a intentar responder a cuatro grandes preguntas:

1 – ¿Tengo que elegir por fuerza a un profesional?
2 – ¿Cuál es el estilo de fotografía nupcial que me interesa?
3 – ¿Cuánto se supone que hay que pagar por un reportaje?
4 – ¿Es importante tener feeling con el fotógrafo?

Hoy os dejamos con la primera entrega. Esperamos de verdad que os resulten útiles estos consejos.

1 – ¿Tengo que elegir por fuerza a un profesional?

Seamos claros. Lo habitual (y lo que te deseamos de corazón) es que tu boda sea sólo una vez en tu vida. Un solo día en el que ocurre todo eso que has estado preparando con tanto cariño durante meses. Ese día, ya lo verás, pasa volando y antes de que te des cuenta, todo habrá terminado.

Al día siguiente, de todo lo que hubo allí, de esa decoración tan bonita que preparaste, de esa comida tan exquisita, de las flores tan preciosas y de todo lo demás, no quedará nada. Tan sólo tendrás un anillo en tu dedo y un vestido que no te volverás a poner más. Excepto si hacéis una post-boda, claro. Las risas, los amigos, las emociones, los momentos especiales, las lagrimillas de mamá, sólo estarán en tus recuerdos… y en las fotos. Las fotografías (y el video si lo hacéis) es lo único que estará siempre ahí durante muchos años. Es lo único que podrás enseñar a tus hijos el día de mañana y ellos a sus hijos a su vez. Porque, aunque tú no lo hayas pensado, esas fotos formarán parte para siempre de la historia de tu familia.

¿Quién querría dejar en manos de un aficionado una responsabilidad como ésa?.

Banquete y baile

Quizá el aficionado en el que has pensado es un cuñado que se ofrece a hacerlo con la mejor de sus intenciones. Pero lo que seguramente él no sabe es que la fotografía de bodas es una de las disciplinas más difíciles que existen. Todo sucede muy deprisa (también para nosotros), las condiciones de luz son a menudo muy complicadas, las cámaras se pueden romper (damos fe), las tarjetas de memoria se pueden estropear y, si no has hecho un backup a tiempo, puede ser un verdadero desastre. Y tampoco hay muchos momentos para descansar durante una boda, si quieres estar atento a todo lo que suceda.

Mira un par de ejemplos de fotografías tomadas por aficionados en comparación con las de profesionales. ¿Ves la diferencia?

diptico playa

diptico abrazo
En fin que el día de tu boda es algo tan especial que no deberías jugártela si entiendes que para ti las fotos son importantes. Le harás un favor a tu cuñado cuando le digas que se limite a disfrutar de tu boda y que haga fotos sólo cuando le apetezca. Ahora bien, si lo que querías era ahorrarte algún dinero en esta parte del presupuesto, más adelante te damos algún consejo para poder hacerlo.

Vale, entonces ya lo tenemos: un profesional. Pero ¿vale cualquiera?.

Pues no. Y aquí está el lío. 🙂

Más adelante hablaremos de los diferentes estilos de fotografía de boda, que seguramente condicionarán tu decisión, pero lo primero que tienes que buscar es a alguien que te transmita seguridad. Que tenga suficiente experiencia y no te use a ti como conejillo de indias. Pregunta siempre cuántas bodas ha hecho. Todo el mundo tiene que empezar en algún momento, no hay ningún problema con eso, pero que te lo diga antes. Que te avise de que es novato y tú decides si estás dispuesta o no a confiar en él. Quizá gracias a esto tenga tarifas más baratas (debería tenerlas).

Un profesional tiene que ser muy serio con las cosas importantes. Después puede ser un cachondo en su trato, pero nos referimos a otro tipo de seriedad. Ha de saber escuchar, ser muy claro con sus servicios y sus tarifas y poder aclarar todas tus dudas respecto a ese día, pues él tiene más experiencia que tú. Normalmente preferirá hablar contigo cara a cara y eso es mejor para ti en realidad porque, como veremos, te permitirá captar muchas más cosas que las que él dice.

Un profesional también tiene que tener una buena técnica y esto es mucho más que saber sacar fotos bien enfocadas. Esto es muy básico (o debería serlo para un profesional) pero lo que no es tán fácil es lograr que la luz que ilumina sus fotos sea bonita y favorecedora, que sepa captar instantes fugaces, que esté atento a todo y os entregue un reportaje bien hecho que os ayude a recordar con una sonrisa lo que fue ese día. Todo esto se lo tienes que poder exigir a un profesional normal.

Luego están los buenos.

Llamamos buenos a los que están por encima de la media, es sólo una forma de hablar. Los buenos suelen ser más caros, pero es por algo. Son verdaderos artistas. Y eso se nota no sólo porque sus fotos a menudo parecen cuadros, sino porque saben capturar la magia. Son los que, además de fotografiar lo que pasaba allí, arriesgan en cada toma y crean imágenes especiales. Por ejemplo usando lo que se llama el bokeh o desenfoque creativo.

Aquí tienes unos ejemplos para que sepas a qué nos referimos. ¿Ves cómo las figuras parecen separarse del fondo?

Diana-y-Guillot-014-69 FER-Y-SARA-043-baja-67

POSTBODA SERGIO Y MIRIAM 088-41
Es verdad que así es más difícil conseguir que las personas estén perfectamente enfocadas pero el resultado es mucho más atractivo.

Es sólo un ejemplo, pero hay muchas maneras de arriesgar cuando se trata de capturar una imagen extraordinaria. Con la composición, con el encuadre, con la manera de colocar a los novios…

Los buenos fotógrafos saben contar con imágenes la historia de tu boda y la cuentan de la mejor manera porque saben captar las emociones. Y una boda, como la vida misma, está hecha de emociones.