Archivos mensuales: Abril 2015

Postboda Trash the dress Altafulla Tamarit | Fotografía documental de bodas | Fotoperiodismo de boda | Fotógrafo de bodas en Tarragona | Catalunya | España

Gemma e Iker. Postboda en Altafulla

Gemma e Iker vinieron a vernos para encargarnos una sesión de postboda. Esto no tendría nada de particular si no fuera porque no fuimos nosotros quienes hicimos su reportaje de boda. Un resultado poco satisfactorio de éste les hizo buscar consejo en su wedding planner Raquel de Atelier de la Novia, quien, tras conocer el estilo de fotos que buscaban, les habló de nosotros.

Normalmente cuando haces este tipo de reportajes, ya has compartido muchas horas con los novios y existe una confianza y un conocimiento mutuo que no había en este caso. Por eso lo primero que hicimos fue ponernos manos a la obra para saber cosas sobre ellos, sus gustos, cómo se conocieron y todas esas cosas que nos gusta saber de las parejas.

Así supimos cual sería el lugar ideal para la sesión: Altafulla, la bonita población próxima a Tarragona en la Costa Dorada. Allí hicimos las primeras fotos, mientras ellos paseaban por sus rincones y callejas y se acostumbraban al sonido de nuestras cámaras.

Más tarde fuimos a la zona de la playa donde, según nos contaron, solían venir a tomar unas cañas en un bar que les traía muy buenos recuerdos. Así que fuimos para allí y, por supuesto, ellos se tomaron sus cañas. Allí ya les vimos mucho más relajados.

La sesión terminó en el cercano Castillo de Tamarit, donde Gemma e Iker se terminaron de relajar y disfrutaron el uno del otro, olvidados por completo de que allí al lado había dos fotógrafos haciendo fotos. Y esto es exactamente lo que a nosotros nos gusta que ocurra.

 

 

Clave Fotografía de boda | Fotografía de boda | documental de bodas | Fotoperiodismo | Fotógrafo emocional Tarragona | Barcelona | Catalunya | España | fotos

El factor clave

Si en la anterior entrada de nuestro blog os contábamos cómo hacemos nosotros las sesiones de preboda, en ésta os vamos a hablar del que para nosotros es el factor clave de toda sesión fotográfica.

Como es bien sabido, nuestro estilo huye de las poses forzadas, de las escenas preparadas y de las fotos sin emoción. Buscamos fotografías con naturalidad, espontaneidad y sentimientos verdaderos. Para ello es necesario crear un clima de confianza entre los novios y los fotógrafos. Por eso todas nuestras sesiones empiezan con un café. Elegir un lugar especial, hablar de la sesión, conocer a los novios… todo forma parte de esa búsqueda de sintonía que se notará después cuando las cámaras empiecen a disparar.

Al final hay muchos factores que harán que las fotos resulten atractivas: un lugar sugerente, una luz atractiva, composiciones cuidadas, puntos de vista originales… es nuestro oficio y lo ponemos siempre al servicio de nuestros reportajes. Pero la clave de todo no está en nuestras manos. La clave verdadera es el amor, los sentimientos que los novios consigan mostrar en las imágenes. Y, aunque nosotros ponemos todo de nuestra parte para que ellos se relajen y se encuentren cómodos como si no hubiera una cámara delante, siempre decimos que la mitad del mérito es de ellos.

Carmen y Edu confiaron en nosotros. Fuimos por los lugares por los que les gusta pasear, entre campos, cerca de Nulles, un pueblecito de Tarragona. Fue un paseo relajado y agradable y surgió la magia. Las fotos lo dejan muy claro: ellos se quieren. Y eso es lo importante. El paisaje, los caminos, las flores…, ayudan. Pero para nosotros, el factor clave de estas imágenes es el amor que Carmen y Edu fueron capaces de mostrar.

Myriam y Pedro: preboda en la ciudad

Hoy vamos a contaros cómo hacemos nosotros las sesiones de preboda. La que hicimos con Myriam y Pedro hace unos días lo ilustra perfectamente.

La preboda es algo que incluimos en todos nuestros reportajes de forma gratuita. Creemos que es fundamental para romper el hielo entre la pareja y el fotógrafo y nos permite crear una confianza que se notará mucho, más adelante, durante el día de la boda. Las parejas suelen preguntarnos en qué consiste exactamente una preboda, qué es lo que tendrán que hacer durante la sesión, cuánto dura, etc…

Nosotros planteamos estas sesiones como un simple paseo. No hay que hacer nada, sólo estar relajado junto a tu pareja y hacer lo que harías si no hubiera una cámara delante. Respecto al lugar elegido, a nosotros lo que nos gusta es que represente algo para los novios, que sea un sitio especial. Con frecuencia les animamos a que nos digan dónde se conocieron para usar ese lugar como punto de partida para la sesión. Esto cuando es posible claro, si fue en una discoteca la cosa se complica bastante. 🙂

Myriam y Pedro se conocieron en Tarragona ciudad y suelen pasear habitualmente por las calles de la parte antigua o por la playa de la Arrabassada. Así que la sesión fue por esos lugares, aprovechando sus callejuelas, sus rincones y la luz del sol que tuvimos esa tarde. Pero hay un lugar que siempre tendrá un significado especial para ellos: la cuarta planta de un parking subterráneo. En realidad es el acceso a una cueva urbana en el centro de la ciudad. Fue el primer sitio al que Pedro llevó a Myriam cuando se hicieron novios (ambos son aficionados a la espeleología), prácticamente el sitio donde le pidió la mano como ellos mismos escenificaron en las últimas fotos. Allí apenas había luz y tuvimos que sacar un flash, que siempre llevamos en la mochila. La luz (natural o artificial) es siempre un factor fundamental en nuestra manera de entender la fotografía.

Por supuesto lo demás, la alegría y el cariño que se ve en las fotos, lo pusieron ellos.