Archivos de la categoría Moda

Un antiguo proyecto

Hoy os presentamos un trabajo que hicimos hace ya dos años en colaboración con Nur Ortega de és Nur.

Nur fue colaboradora nuestra durante bastante tiempo, cuando Toni y yo comenzábamos nuestra andadura juntos. A su lado aprendimos mucho y posiblemente CreativaLente no sería lo que es ahora si ella no hubiera estado participando en cada una de nuestras ideas y proyectos de aquel tiempo. Nur hacía de todo. Era nuestra modelo y musa, nuestra maquilladora, estilista, decoradora, atrezzista y (siempre) nuestra animadora oficial. Nur y su amiga Alexandra Palos (de quien ya os hablamos aquí) fueron un auténtico revulsivo de alegría e impulso para dos tipos que prácticamente lo único que sabían hacer eran fotografías. Basta ver unas fotos de los making of de aquellos días para hacerse una idea.

Estas fotografías intentaban recrear un ambiente bucólico y romántico, de belleza y alegría, como todo lo que rodea a Nur. Fueron hechas en la finca de la familia de su amiga Alexandra. Ambas, junto a la prima de Nur, se ocuparon con mimo de todos los detalles y elementos que componían cada escena.

Aunque el proyecto es antiguo y, probablemente, hoy lo haríamos de otro modo, Toni y yo hemos querido rendir un pequeño homenaje a la colaboradora que nos acompañó en una de las épocas que con más agrado recordamos.

Sesión de moda con Avalon Sáez

Hoy os presentamos la última sesión de moda que hicimos en el 2013. El proyecto surgió fruto de la colaboración (y admiración mutua) entre CreativaLente y Avalon Saez, diseñadora de moda de Barcelona.

Avalon comenzó su carrera como ilustradora, ha sido modelo, estilista y se ha convertido en una prometedora diseñadora de ropa muy original. Inmersa en la creación de su propia marca, Avalon ha trabajado con muchos fotógrafos, algunos tan reconocidos como Rebeca Saray.

La colección que debíamos fotografiar tenía una clara inspiración oriental y enseguida Toni y yo empezamos a pensar en localizaciones y maneras de fotografiar los vestidos. La idea era encontrar un marco adecuado pero, tal como nos pidió Avalon, evitar que parecieran fotos de fantasía. Así que los fotomontajes quedaban descartados.

La solución llegó gracias a Arrabassada Immobiliària, una agencia con la que compartimos espacio de co-working en Tarragona. Alex, su propietario, nos facilitó el acceso a una casa perfecta para el proyecto, no lejos de donde nosotros estamos ubicados.

casa oriental

Esto implicó que todo el equipo (maquilladora, peluquera, las dos modelos y la propia Avalon con sus vestidos) tuvieran que desplazarse hasta Tarragona para realizar la sesión.

Toni y yo las fuimos a recoger a la estación de tren, donde desayunamos juntos. Después nos dirigimos a la casa, que fue literalmente invadida por el equipo para empezar el proceso de transformación de las modelos Valentina y Sandy. El impresionante trabajo de maquillaje estuvo a cargo de Adryana Córdoba. De la peluquería se ocupó Jessy Love y si os fijáis en el pelo de Sandy antes y después, veréis el gran trabajo que hizo. El shooting empezaría con la luz de la tarde, así que cogimos fuerzas con unos bocadillos. A Toni le dejamos la silla más pequeña. 😛

La sesión resultó perfecta. Más abajo podéis ver el resultado. Nosotros estamos muy contentos con las imágenes que obtuvimos y desde aquí mandamos un abrazo a todo el equipo que lo hizo posible. El leitmotiv del proyecto fue el concepto de harem, de lugar secreto, lleno de feminidad, cálido y sugerente. Un sitio al que te tienes que asomar para contemplar lo que hay en su interior. Para enfatizar esta idea combinamos algunos recursos como las luces coloreadas, los desenfoques del primer plano, los acabados barrocos de las fotos y en general la sensación de calidez y sensualidad.

Lo que no se ve en las fotos es que, justo al acabar la sesión por la noche, cuando ya recogíamos para marcharnos, cayó un aguacero impresionante. Nos mojamos bastante todos hasta que conseguimos llegar a los coches. Pero pensamos en el desastre que hubiera sido que la tromba se hubiera adelantado unas horas. Por esta vez, nos libramos.